Terry Pratchett y el libro onírico

Terry Pratchett y el libro onírico

Hoy es un día de luto. Hoy se ha borrado una de esas puertas hacia el mágico mundo de la fantasía y la evasión. Ya no podremos alcanzarla con nuestras manos. La carga es dura y la tristeza por esa pérdida es de un valor humano incalculable.

pratche3

La impresión de mis palabras se debe a la imagen proyectada de las obra que quizás leí de éste genio. Sólo uno de sus libros y con esa pequeña obra de bolsillo, me mostró la inmensidad de un inmenso y fantástico mundo hoy huérfano.

La historia del libro onírico:

Causas de la vida, con mi mayoría de edad en la cartera y en busca de mi adultez, viví un periodo de tiempo lejos de mi tierra natal, lejos de todo lo que no comportaba mi mayoría de edad.
Bajo el techo que me resguardó durante ése periodo, entre “psicotropías”, bagajes y sueños, un buen día, ocioso y cansado de leer etiquetas de geles de baño hallé un libro entre la puerta corredera que hacía de pared en el inodoro y la lavadora, probablemente dejado u olvidado por su anterior propietario. Y lo leí.

Sinceramente, no recuerdo el título del libro, no sé cuál de ellos fue. Sólo recuerdo lo impactado que quedé al leer los primeros capítulos de aquel volumen de Mundodisco, cómo le explicaba el sinsentido de sus páginas a mi compañero de aventura y por encima de todo, el mágico recuerdo que generó en mi.

Así pues, como si de un sueño bonito y añejo que escapando a regla general consigues recordar y aflora en momentos concretos, yo recuerdo ése libro.  Un recuerdo que generó ese mundo fantástico del señor Pratchett y al que le debo éste agradecimiento por ello.

 

Ankh-Morpork se despide consternado de su creador y a su vez le agradece su existencia puesto que gracias a el, ambos serán infinitos.

Deja un comentario